Cuidados de enfermería en la Ulcera Péptica

Evaluación Sanitaria:

Mientras existan factores de riesgo, que generen complicaciones post-operatorias, es necesaria la presencia del cuidado de enfermería no tan solo por mantener  y ayudar  en la recuperación de la salud sino que además para su prevención abaratando costos médicos  para la organización, siendo un cuidado que el cual  cumpla con todos los parámetros, como efectividad, eficiencia, eficacia, generando y entregando un cuidado  seguro hacia el paciente

 

La elección del  papper  expuesto  se decidió, ya que encontré que es necesario abordar el rol de la enfermería en esta área de cirugía y emergencia, siendo de mucha importancia para nuestro estudio y experiencia.

 

Rol de la enfermera  en la  cirugía Ulcera Péptica:

El cuidar es la esencia de la Enfermería, la cual se ejecuta a través de una serie de Acciones de Cuidado dirigidos al paciente o grupos con afecciones físicas reales o potenciales, con el fin de mejorar el estado de salud, permitiendo  resolver problemas, comunicarse y reflexionar críticamente, sobre los problemas inherentes o que alteren la salud de las personas que cuidan. Es por eso que en este ámbito es una ayuda fundamental para el paciente

Patología: Ulcera Péptica

Objetivos:

  • Aliviar el dolor y las molestias.
  • Evitar complicaciones siguiendo un régimen terapéutico.
  • Dar educación al paciente para que asuma medidas de auto cuidado.

 

 

Diagnóstico:

  • Dolor y molestias en epigastrio relacionados con hiperactividad gástrica y erosión de la mucosa.
  • Temor y ansiedad relacionado con la posibilidad de una complicación (hemorragia o perforación)
  • Alteración en el mantenimiento de la salud relacionado con la falta de conocimientos sobre las medidas de salud para prevenir la aparición de úlceras.

 

Actividades:

  • Administrar antiácidos para neutralizar el ácido clorhídrico y aliviar el dolor.
  • Los antiácidos se administran una hora después de las comidas, al acostarse y durante la noche, según sea necesario para el dolor.
  • Administrar anticolinérgicos para suprimir las secreciones gástricas y retrasar el vaciamiento del estómago.
  • Estimular la hidratación para reducir al máximo los efectos secundarios de los anticolinérgicos.
  • Eliminar de la dieta del paciente los alimentos que causan dolor o molestia, de otra forma la dieta no tiene restricción.
  • Ofrecerle leche con regularidad, porque la grasa que contiene disminuye la secreción.
  • Proporcionar alimentaciones frecuentes para neutralizar las secreciones gástricas y diluir el contenido del estómago.
  • Aconsejar al paciente que evite el café, otras bebidas cafeinadas y las bebidas colas.
  • Aconsejar al paciente que evite los alimentos y bebidas demasiado calientes o fríos, que mastique muy bien sus alimentos y que coma sin apresurarse.
  • Tratar el dolor epigástrico o de “alarma” por medio de antiácidos.
  • Reanudar la toma de medicamentos antiulcerosos si ha habido imprudencias “inevitables”: limitación del reposo por actividades de estudio exceso de fiestas con consumo de alcohol, etc.
  • Practicar medidas de adaptación para reducir el estrés.
  • Descansar y avisar al médico si se observan heces negras o alquitranadas; prepararse para un posible ingreso al hospital.
  • Explicar a los pacientes en qué consiste la enfermedad y que hábitos pueden provocar complicaciones.
  • Modificar el estilo de vida par incorporar las prácticas sanitarias que vitarán recidivas de dolor ulceroso, sangrado y angustia.
  • Elaborar un plan para los periodos de reposo y para evitar las situaciones que provoquen estrés.
  • Evitar las comidas abundantes, ya que tienden a estimular en exceso la secreción de ácido.
  • Evitar sustancias irritantes como alcohol, café, refrescos de cola, alimentos muy condimentados, frutas ácida y pasteles.
  • Asumir la responsabilidad de rechazar los fármacos ulcerógenos: aspirina, esteroides.
  • Vigilar sus propias costumbres: evitar la fatiga, identificar los signos de problemas potenciales (dolor epigástrico), alejarse da las situaciones que produzcan estrés, reanudar los medicamentos antiulcerosos si es necesario.

 

Resultados:

  • Obtiene alivio de las molestias y el dolor de la úlcera duodenal, siguiendo un régimen terapéutico.
  • Describe el régimen terapéutico a seguir para evitar la reaparición de úlceras, como el evitar la cafeína, los alimentos fritos y muy condimentados, situaciones de estrés y fármacos irritantes (como la aspirina).
  • Hacer una lista de los signos indicadores de problemas potenciales y lo que hay que hacer con ellos, como el tratar el dolor epigástrico con antiácidos y evitar el tomar aspirina.

 

Bibliografía: 

-          Documento de Cuidados de enfermería, 2008-2010 , Nursing Services, Ltda, Bogotá Colombia.

 

About these ads

~ por ulcerafinis en 24 mayo, 2011.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: